Has no content to show!
14 November 2019

Cada vez que los científicos se disponen estudiar al misterioso Monstruo de Tully, se vuelve más misterioso. A pesar de que es un fósil que tiene más de 300 millones de años de antigüedad y se descubrió hace seis décadas, es tan extraño que los investigadores aún no saben si se trata de un fósil de un animal con o sin vértebras.

El Monstruo de Tully (Tullimonstrum) es un fósil que presenta una disposición corporal tan diferente a la de cualquier otro animal o planta viviente que hasta ahora ha sido casi imposible clasificar.

Si se lo mira al pasar, parece una babosa… pero con particularidades. Donde debería estar su boca la criatura tiene un apéndice largo y delgado que termina en lo que parece ser un par de garras. Luego están sus ojos, que sobresalen de su cuerpo sobre los tallos, se describe en Live Science.

Fue descubierto en los yacimientos fósiles de Mazon Creek en Illinois, Estados Unidos.

Tully es tan extraño que los científicos ni siquiera han podido ponerse de acuerdo sobre si se trata de un vertebrado (con una espina dorsal, como mamíferos, aves, reptiles y peces) o de un invertebrado (sin una espina dorsal, como insectos, crustáceos, pulpos y todos los demás animales).

En 2016, un grupo de científicos afirmó haber resuelto el misterio de Tully, proporcionando la evidencia más fuerte hasta ahora de que era un vertebrado. Sin embargo, recientemente otros científicos publicaron un nuevo estudio que pone en duda esas conclusiones, por lo que el monstruo de Tully sigue siendo tan misterioso como siempre.

(Sputnik)

We use cookies to improve our website. Cookies used for the essential operation of this site have already been set. For more information visit our Cookie policy. I accept cookies from this site. Agree